En los últimos años, el packaging se ha convertido en un elemento estratégico fundamental para las marcas, ayudándolas a diferenciarse y a ser mucho más competitivas.

El mercado de consumo está sumamente saturado, los consumidores son más exigentes y tener la capacidad de llamar su atención resulta cada día más complicado.

Frente a este contexto, ya son muchas las empresas que están apostando en diseñarunenvase que les ayude a posicionar su producto y, a su vez, les permita aportar un valor añadido al consumidor, transmitiéndoles valores como el compromiso con la sostenibilidad y la innovación.

Tanto es así que, hoy en día, el packaging ya no solo tiene una capacidad funcional para el producto, así como su protección. Ahora va más allá, siendo capaz de crear una conexión única y emocional con el consumidor.

Con el packaging personalizado, las empresas tienen infinitas posibilidades de adaptar el envase a su filosofía de marca y lograr este vínculo especial con el cliente. Una gran oportunidad para ganar notoriedad y, ante todo, diferenciación.

Los beneficios de la personalización

Las ventajas de apostar por un packaging personalizado pueden ser varias. Entre ellas, podríamos destacar las siguientes:

  • Te adaptas al producto

Uno de los aspectos más relevantes del packaging personalizado es la capacidad de adaptarse a las necesidades del producto, ya sean de envasado, de producción, de funcionalidad… La adaptación puede ser lo más variada y ajustada posible.

¿Qué pasaría si, por el contrario, optaras por un envase estándar o genérico? Sería tu producto el que se adaptaría al packaging, y no a sus particularidades más importantes.

  • Pones el foco en el cliente

Otra consideración muy importante cuando diseñas una estrategia de packaging personalizada es que pones el foco en el cliente. Es decir, pensamos en el producto, pero también en el receptor, el usuario final. ¿Qué experiencia de compra queremos que tenga el consumidor cuando lo reciba? ¿Y cuándo lo abra?

  • Tienes en cuenta las tendencias del momento

Además de considerar las necesidades del cliente a quienes nos dirigimos, el envase personalizado también se diseña acorde al momento que vivimos y las tendencias de packaging actuales.

Algunas de las tendencias de este año son el respeto por el medio ambiente, el packaging inteligente, la importancia de la practicidad, la reducción de materiales… Te invitamos a descubrir todas las tendencias a través de nuestro informe “Packaging Trends 2021 de Alzamora Group”.

  • Te desmarcas de la competencia

Una de las ventajas principales de la personalización es que te permite jugar con la creatividad y la innovación, lo que hará diferenciarte respecto a tus competidores.

Si por el contrario eliges un envase genérico, puedes correr el riesgo de que esté repetido en el mercado. Y no solo esto, estarás desaprovechando tu capacidad de originalidad y de mostrarte único.

  • Ganas identidad

El packaging personalizado permite que te identifiquen rápidamente de forma visual. Difícilmente te confundirán con otro producto si el envase de tu marca puede ser reconocible, ¿verdad?

  • Optimizas materiales y transportabilidad

Tal y como hemos mencionado al inicio de este artículo, en el diseño de un packaging personalizado siempre se tienen en cuenta las necesidades del producto, así como el sistema de envasado, de practicidad, de protección, entre otras.

Es por esta razón que cuando se realiza el estudio personalizado de un packaging se pueden aplicar técnicas de ecodiseño que permitan reducir la cantidad de material, contribuyendo así a la disminución de la huella de carbono y optimizando su transporte.

¿Cómo crear un packaging personalizado con éxito?

En Alzamora Group llevamos muchos años apostando por la personalización de los envases. Y más recientemente, hemos dedicado un espacio de co-creación para investigar y experimentar soluciones de packaging en equipo.

Este espacio único se llama “Alzamora Lab”, donde clientes y nuestro equipo de ingenieros especializados en I+D+i se reúnen para encontrar, de forma conjunta y práctica, el envase personalizado que se adapte mejor a su producto.

Este trabajo colaborativo entre ambas partes es lo que ha llevado a desarrollar diversos envases reconocidos a nivel mundial.

Un ejemplo de ellos es la Serie 270, un grupo de envases para un cliente del sector de la iluminación con el que trabajamos juntos para lograr unos objetivos muy concretos: desarrollar un packaging que fuera producido con material reciclado y, a su vez, cumpliera con las especificaciones técnicas de su automatización y los niveles decalidad exigidos.

No solo conseguimos un producto más sostenible en el que eliminamos el plástico, también innovamos en el mínimo uso de tintas, siguiendo con el compromiso ecológico de la marca. Un aspecto que destacaron en los premios iF Design Awards, donde el pack Serie 270 resultó  ganador.

¿Tú también quieres vivir una experiencia única en el Alzamora Lab y empezar a personalizar tus envases? ¡Entra en este enlace para pedir cita y empezamos a trabajar juntos!